La adopción de nuestro gato Ronda: una historia a descubrir
1367
post-template-default,single,single-post,postid-1367,single-format-standard,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

La adopción de nuestro gato Ronda

El cachorro que se ganó su nombre

 

En nuestro caso ya teníamos a un gato, llamado Aser, cuando por circunstancias nos vimos «obligados» a la adopción de nuestro gato Ronda. Hasta entonces no nos habíamos planteado la adopción. Mi hermano trabajaba por la noche y en su lugar de trabajo había gatos a los que alimentaba con frecuencia. El amor por los animales parece que viene de familia. El caso es que le dieron unos días de vacaciones y a su vuelta dejo de ver a uno de los gatos, Ronda.

El nombre de Ronda, se debe a que acompañaba a mi hermano que es vigilante jurado a hacer su recorrido todas las noches, desde que era un cachorro. Al no verle sospechó que algo le había pasado y efectivamente así era.

Le encontró mal herido, se arrastraba para poder andar. Según nos dijo el veterinario más tarde, alguien le había dado una patada ya que no tenía marcas en el pelaje de atropello. Inmediatamente me llamo y fui con el transportin de mi gato para recogerle.

 

La llegada de Ronda

 

Era Navidad, imaginaros la situación. Nos lo llevamos a casa y de ahí al veterinario. Cuando os digo que el proceso de captura es traumático para ellos es porque lo sabemos de primera mano. Ronda en el camino a casa rompió el transportin y eso que para ser callejero era de lo más sociable. Estaba acostumbrado a mi hermano, le daba de comer y pasaba mucho tiempo con él. Aún hoy, después de 4 años cuando viajamos, le tenemos que sedar. No soporta estar encerrado. Aser nuestro otro gato, lo compramos en 2012 siendo un cachorro. Desde que tenía unos meses se ha acostumbrado a que lo llevemos con nosotros. No tiene esa fobia al transportin como es el caso de Ronda.

 

La Operación

 

A Ronda acabamos teniendo que operarle de la cadera. Fue una decisión difícil. Además de él coste que tenía, nosotros sólo pensábamos por aquel entonces en curarle. Si no le operábamos iba a quedar con toda seguridad cojo y así no tendría ninguna posibilidad de poder valerse por sí solo. Hasta en el veterinario nos miraban con cara de pensar, ¿Cómo esta gente se va a gastar ese dinero en curar a un gatito callejero?. Nosotros no podíamos pensar en no hacerlo. Solo había que mirar a los ojos a Ronda.  Era como si nos dijera: así no me puedo quedar. La decisión estaba tomada.

Hemos de decir que se portaron muy bien y nos hicieron precio por operarle y al mismo tiempo le esterilizaron. La operación fue todo un éxito. Le tuvimos que poner una campana para que no se tocara la herida. ¿Os podéis imaginar un gato de meses que no se mueva? Así estuvo Ronda más de dos semanas, sin moverse por la herida que tenía.

Como ya sabéis en un principio no habíamos pensado en la adopción de otro gato, le recogimos con la intención de curarle. No tenía ninguna oportunidad de poder sobrevivir herido. Una vez que estuvo en casa, portándose mejor que cualquier adulto responsable. Sin moverse para poder recuperarse de su lesión. Creo que ninguno de nosotros llego a pensar en que se tenía que marchar. No era una opción. Ronda nos adopto a todos nosotros.

Gracias a Dios Ronda es un gato fuerte y se recuperó perfectamente bien. Tuvimos que tener mucha paciencia con él, pero casi damos gracias al «individuo» que le sacudió la patada. Si no fuera por eso a lo mejor no hubiéramos llegado a adoptar a nuestro gato Ronda, y no podemos estar nosotros más contentos, ni él más feliz.

Si sois sensibles a las cicatrices os recomendamos no ver el video. No es que sea  muy grande pero para lo pequeño que era Ronda por aquel entonces impresiona bastante. El video es de el día después de la operación y aún lo tenía un poco inflamado. Conforme pasó el tiempo la cicatriz disminuyó de tamaño y hoy en día no se le nota nada.

Etiquetas:
Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Share This