El gato feliz es una web para los amantes de los gatos
1886
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-1886,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Sobre Nosotros

Una historia de gatos y personas

Nuestra Historia

 

El gato feliz es una web creada para compartir todas las experiencias y cuidados de nuestros gatos. Aquello que hemos ido aprendiendo a lo largo de los años a través de libros, veterinarios y en el día a día con nuestras mascotas.

El gato feliz somos entre otros Susana e Ismael una pareja amantes de los animales y de los gatos en particular. Actualmente tenemos una niña de 2 años Zoe y dos gatos Aser y Ronda. Aunque el orden de llegada no fue exactamente ese.

 

 

Aser

 

En 2012 decidimos adoptar un gato. Buscamos a través de internet en asociaciones y albergues. Dando finalmente con una familia que criaba gatos persas. Quedamos para verlos y nos volvimos con uno de ellos, le llamamos ASER (en hebreo este nombre significa Felicidad).

 

Aser era un cachorro precioso prácticamente blanco de apenas unos días cuando llegó a casa. ¡¡Nos cabía en la palma de la mano!! Para él todo en la casa era grande. No podía ni subir al arenero, lo tuvimos que sustituir por una bandeja de plástico que había en casa. Y dormía tapadito en su gran camita.

 

Enseguida Aser comenzó a crecer y a interactuar con nosotros. Siempre ha sido un apasionado de seguir juguetes tipo caña de pescar y no paraba de perseguirlos. A medida que se ha hecho adulto se ha vuelto mucho más tranquilo, ahora puede pasar largas horas tumbado observando la casa desde su alto poste. No le gusta mucho que le acaricien, pero siempre tiene que estar con nosotros.

Cachorro de gato persa
Aser en mis manos
En mis manos
Aser creciendo
Creciendo
Aser durmiendo siesta
Durmiendo
Aser gato persa descansando en sofá
Aser hoy

Ronda

 

En marzo de 2015 el hermano de Susana nos comenzó a hablar de dos gatitos a los que alimentaba. Es vigilante de seguridad nocturno en un polígono de las afueras de Madrid. Todos los días les llevaba comida y jugaba con ellos. Eran una hembra siamés de cuerpo muy pequeño, con malformaciones y prácticamente ciega, asustadiza pero muy dócil. Y un joven macho, gato pardo común con tonalidades blancas. Tal fue la complicidad entre ellos, que este joven gatito empezó a acompañarle en sus recorridos. Lo que le valió su nombre RONDA.

 

Ronda era un gatito de apenas 3 meses muy juguetón que se alegraba al ver a su nuevo amigo. Según fue creciendo le veía subir por los árboles, correr y cazar ratones (a menudo te traía uno en la boca y se lo dejaba en la garita como regalo). En diciembre de 2015, cuando Ronda tenía unos siete meses, Eduardo el hermano de Susana dejó de verlo, lo cual le preocupó. A los dos días, por fin encontró al gato. Estaba herido y no podía levantarse. Le habían dado una patada y tenía la cadera rota. Nos avisó y fuimos a buscarle para llevarle al veterinario. Allí le operaron y afortunadamente se recuperó con éxito. Eduardo decidió adoptarlo.

Si quieres ver cómo nos fue el proceso de adopción, tienes aquí el post de su adopción.

ronda antes de adoptarle con mi hermano
Antes de adoptarle
Ronda cara sorpresa
Cara sorpresa
Ronda entre sábanas
Entre las sábanas
ronda en casa
En casa
Ronda cama habitación
En la cama

La familia se amplia con Jackie y Nuca

 

Unos meses más tarde, en septiembre de 2016, la gatita siamés que estaba con Ronda tuvo dos gatitos, uno totalmente blanco y otro totalmente negro (JACKIE Y NUCA, por los dibujos).

Como veréis en las fotos de Jackie y Nuca era una adopción doble, no se pensó en ningún momento en separarlos. Se quedaron huérfanos a los pocos meses de nacer y para sobrevivir lo hacían todo juntos.

 

Dada la experiencia con Ronda, temeroso de que pudieran correr la misma suerte, decidió quedárselos. Así que Ronda se vino a vivir con nosotros. Al principio Aser y Ronda no se llevaban muy bien. Ronda era mucho más joven y juguetón y Aser era de carácter mucho más tranquilo. La diferencia de razas y de temperamento los distanciaba, pero poco a poco después de muchas horas de juego son inseparables.

Aser y Ronda inseparables
Aser y Ronda inseparables
Jackie y Nuca dormidos cachorros
Jackie y Nuca dormidos
Jackie y Nuca abrazados
Jackie y Nuca abrazados

Nuestra experiencia

 

Nunca hubiéramos pensado cuándo adoptamos a Aser que finalmente acabaríamos con 3 gatos más en la familia, pero a veces la vida es así, viene cargada de sorpresas. Nuestra experiencia nos ha animado a compartir con vosotros el día a día de nuestros gatos y lo poco o mucho que hemos llegado a saber.

 

Como podéis ver a nuestra familia les gusta los animales y la naturaleza. Ismael desde pequeño se crió con ellos, su padre Jesús era agricultor y siempre tuvo gallinas, perros, caballos… pero curiosamente no gatos. Los gatos al vivir en en el campo los tenían sueltos,  alrededor de la casa.

 

La familia de Susana y Eduardo proviene de Galicia y sus abuelos también vivían en el campo. En las vacaciones cuando estaban con ellos disfrutaban de vacas, gallinas, conejos… y gatos. A los que perseguían para jugar y darlos de comer. Susana con dos años ya quería ordeñar a las vacas y recogía los huevos de las gallinas. Los gatos eran los grandes beneficiados, disfrutaban todos los días de la comida de su madre, gracias a ella.

 

Seguramente crecer con animales nos ha influido en nuestro respeto por ellos. A través de esta web queremos compartir el amor que sentimos por nuestros gatos, por los animales en general y por  la naturaleza.

 

Nos gustaría con el tiempo publicar una sección con vuestras historias, experiencias y conocer a vuestras mascotas, y si hay gatos mejor que mejor.

 

Gracias a todos los que nos veis, buscáis o simplemente accidentalmente habéis dado con nosotros.

Pin It on Pinterest

Share This