Plantas tóxicas que hemos de evitar tener en casa
2037
post-template-default,single,single-post,postid-2037,single-format-standard,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Plantas tóxicas para los gatos

Plantas tóxicas que hemos de evitar

 

Conocer cuáles son las plantas tóxicas para gatos, nos ahorrará muchos sustos y disgustos. Los gatos tienen por costumbre ingerir plantas para depurar su organismo y adquirir determinadas vitaminas que la dieta no les proporciona. Si bien nos puede parecer algo inofensivo hemos de saber que muchas de las plantas que podemos tener en casa o en nuestro jardín pueden resultar plantas tóxicas para nuestro gato. 

La toxicidad de las distintas plantas se produce según la parte que ingieran. Hay plantas tóxicas en su totalidad (hojas, flores, raíces/bulbos, semillas) y otras que solo alguna de las partes presenta un riesgo, como por ejemplo, los frutos. Según el principio tóxico de cada planta podemos encontrar distintos tipos de trastornos: digestivos, neurológicoscardiacos, dermatológicos y oculares. 

En el caso de que tengamos plantas en casa lo más conveniente sería averiguar si alguna de ellas es tóxica para nuestro gato. En el caso de querer adquirir alguna la mejor opción debido al gran número de plantas tóxicas existentes para nuestras mascotas es que antes de adquirirla nos informemos sobre si es o no una planta tóxica para nuestro gato.

 

Plantas tóxicas

Plantas tóxicas Flor de Pascua
Flor de Pascua
acebo muérdago plantas tóxicas
Acebo
Plantas tóxicas Azucenas
Azucenas
Plantas tóxicas Adelfas
Adelfas
Plantas tóxicas Laurel
Laurel
Plantas tóxicas Aloe Vera
Aloe Vera

1. Plantas navideñas. El acebo, el muérdago y la flor de pascua. Cuando llegan las navidades solemos comprar en la mayoría de los hogares estos tipos de plantas que aunque de aspecto muy atractivo suponen una amenaza para nuestros gatos ya que son plantas tóxicas para nuestros compañeros gatunos. Dependiendo de la parte que ingieran ya sean hojas, flores, raíces o bulbos los síntomas que desencadenan pueden ir desde trastornos digestivos hasta problemas neurológicos o cardíacos.

  • El acebo: tan llamativo y decorativo por sus frutos rojos como adorno navideño resulta tóxico al ingerir tanto las hojas como los frutos o semillas. Los síntomas por ingerir esta planta suelen ser de índole gastrointestinal.
  • El muérdago: conocido por atraer la buena suerte y la felicidad es una de las plantas tóxicas que podemos encontrar en nuestra casa y que al ser ingerida por nuestro gato le puede producir problemas gastrointestinales, cardiovasculares y respiratorios.
  • La Flor de Pascua es una de las plantas que con mayor frecuencia compramos en la época navideña para decorar nuestro hogar por lo decorativas que resultan sus hojas rojas. Desafortunadamente para nuestros gatos es una de las plantas tóxicas que puede provocarles cuadros gastrointestinales severos ya sea por  diarreas, vómitos e incluso dolor abdominal debido a la ingesta de la savia blanca que circula por el interior de la planta. Si la savia de la planta entra en contacto con los ojos o con la piel puede ocasionarles trastornos oculares y generar dermatitis y prurito.

 

2. Liliáceas.  La familia de las Liliáceas comprenden a unas 4.000 especies, son plantas herbáceas de hojas largas y estrechas con flores de tres pétalos y tres sépalos que suelen tener el mismo color y un órganos bajo las raíces llamado bulbo. Entre las más conocidas destacan los tulipanes, los narcisos, lirios, azucenas, jacintos

Estas plantas son muy comunes en los hogares por su gran vistosidad. Suelen formar parte de los ramos y como flores de interior y de exterior. Son plantas tóxicas que pueden llegar a ser letales para los gatos. Incluso el polen de la misma puede ser peligroso si cae sobre la piel de nuestro gato y luego la ingiere al lamerse el pelaje. Dependiendo de ingesta que se haya producido pueden causar distintas afecciones ya sean trastornos digestivos, neurológicos, cardíacos y renales. La mortalidad de los gatos que ingieren este tipo de plantas es muy alta y pueden dejar daños permanentes. Es necesario acudir al veterinario para que les proporcione tratamiento de forma inmediata.

  • Lirios o azucenas. Dentro de la familia de las Liliáceas presentan una amenaza para la seguridad de los felinos, ya que son muy venenosas para ellos. Tan sólo si sólo comen un par de hojas o lamen unos pocos granos de polen de su pelaje, los gatos pueden sufrir una insuficiencia renal aguda en muy poco tiempo.
  • Aloe Vera. No está demostrado que sea tóxica, pero su ingesta puede producir vómitos, diarreas, espasmos… así que lo más recomendable es mantenerla fuera del alcance de nuestras mascotas.

 

3. Adelfa. Es un arbusto que puede alcanzar los 6 metros de altura. Sus hojas se mantienen verdes durante todo el año y en primavera presenta unas grandes flores con tonalidades que van desde el rosa, hasta el blando, rojo o amarillo. Se utiliza mucho en los jardines ya que es un árbol de crecimiento rápido y densa ramificación. Si hay algo que debemos saber de la adelfa es que es una de las plantas tóxicas con mayores efectos negativos considerada por muchos la planta más venenosa del mundo debido a la alta toxicidad de algunos de sus componentes.

La Adelfa contiene Glicosidos Cardíacos, que son toxinas que afectan directamente el balance de electrolitos dentro del músculo del corazón. Se encuentran en todas las partes de la planta (raíces, tallos, hojas, flores, semillas, fruta, savia, y néctar), cantidades muy pequeñas pueden causar bradicardia, arritmias e incluso muerte súbita.

 

4. Laurel. Es una de las plantas tóxicas con mayor poder de toxicidad debido a la oleandrina, que actúa sobre los músculos del corazón. Puede producir vómitos, fatiga, dificultades respiratorias y calambres entre otros síntomas.

 

5. Azaleas. Las azaleas crecen como arbustos y tienen una floración muy abundante. Sus flores son grandes y de colores variados, se pueden encontrar tanto en el interior de los hogares como en muchos jardines. Esta planta contiene una andromedotoxina que puede provocar disfunciones neurológicas, cardiovasculares y gastrointestinales. Esta tóxina la podemos encontrar en toda la planta siendo las partes más peligrosas flores y hojas. La azalea es una de las plantas tóxicas que pueden causar una toxicidad severa con una ingestión mínima.

 

6. Marihuana. Proviene de una planta llamada Cannabis sativa y la sustancia química que posee THC que aunque a veces se ha prescrito en enfermos para aliviar el dolor, sin duda no debe de ser consumida por nuestros gatos en ninguna de sus formas, ya sea el humo, sus hojas secas o las yemas de las plantas cuando está en crecimiento. Los síntomas que pueden llegar a provocar en nuestros gatos van desde somnolencia a descoordinación, depresión. bradicardia, convulsiones… En caso de suponer que nuestro gato a ingerido accidentalmente marihuana hemos de llevarle de inmediato al veterinario y avisarle de la posible ingestión para que pueda actuar rápidamente.

Síntomas de intoxicación por ingestión de plantas tóxicas

 

Los síntomas que se pueden presentar por ingerir plantas tóxicas pueden estar entre los siguientes:

  • Salivación excesiva. Si ves que tu gato babea no lo dudes llévale al veterinario, suele ser un signo de problemas médicos graves, entre ellos el envenenamiento.
  • Letargia. Si le ves con movimientos lentos puede ser un síntoma por haber ingerido plantas tóxicas.
  • Vómito. Los vómitos es una de las reacciones más comunes cuando existe algún problema
  • Somnolencia. Si está más dormido de lo habitual
  • Dolor Abdominal. Es muy normal cuando se altera el funcionamiento del sistema digestivo. Se manifiesta con arcadas, estará molesto
  • Debilidad. El gato no camina de forma correcta
  • Diarrea. Las heces del gato son líquidas
  • Temblores. Hay toxinas que afectan a las patas
  • Hipoglucemia. Bajos niveles de azúcar
  • Ataxia. Perdida de la coordinación
  • Ritmo cardiaco bajo. El gato presentará problemas para poder respirar
  • Dilatación de las pupilas. Puede presentar además irritación y enrojecimiento
  • Atrio ventricular (AV) bloqueado (parcialmente o completamente interrumpida la transmisión del atrio al ventrículo)
  • Fibrilación atrial o ventricular (una fibrilación es palpitar anormalmente)

Ante cualquiera de estos síntomas o comportamientos anormales de tu gato te recomendamos no perder el tiempo y llevarlo urgentemente al veterinario. 

Tipos de trastornos que ocasiona la ingestión de plantas tóxicas

 

En función de la planta que se haya ingerido, la cantidad y la parte de la planta tóxica que nuestro gato haya comido podrá causarle una serie de trastornos y problemas de salud.

  • Digestivos: Los trastornos más comunes que suelen provocar la ingestión de plantas tóxicas suelen derivan en diarreas, vómitos, gastroenteritis, insuficiencias hepáticas, pérdidas de apetito y gastritis.
    Adelfas, Ajo y ajo silvestre, Aloe, Azalea, Dedalera, Hiedra, Dedalera, Lirio, Muérdago, Flor de Pascua…
  • Neurológicos: Las plantas tóxicas que afectan al sistema nervioso pueden producir convulsiones, espasmos, salivación, falta de coordinanción, dilatación de las pupilas…
    Azalea, Altramuz, Laurel, Marihuana, Rododendro, Jazmín amarillo, Hortensia, Endrino, Estramonio…
  • Cardíacos: Se pueden producir tanto ritmos cardiácos elevados o ritmos cardiácos más lentos, (bradicardias), arritmias o en casos extremos llegar al paro cardíaco.
    Azalea, Dedalera, Tejo…
  • Renales: los síntomas no se ven de forma tan inmediata, suelen empezar con vómitos al igual que los trastornos digestivos pero suelen ir acompañados de perdidas de apetito, peso, deshidratación…
    Liliáceas, Hemerocalis…
  • Dermatitis: Normalmente este tipo de trastornos se ocasionan al producirse un contacto directo del gato con la planta tóxica. En estos casos la zona afectada se puede ver enrojecida, inflamada e incluso producirse perdida del pelo en la zona en contacto con la planta tóxica. El gato puede experimentar picor, dolor y escozor.
    Crisantemo, Fildendro, Lirio de Agua, Margarita, Ortiga, Poto…
Etiquetas:
Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Share This