Repelentes para gatos: remedios caseros y comerciales
4676
post-template-default,single,single-post,postid-4676,single-format-standard,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Repelente para gatos

repelente gato
repelente gato arañando silla

Repelente para gatos

 

Los repelentes para gatos nos pueden ayudar a evitar comportamientos de nuestros gatos que nos gustaría corregir. Aunque la batalla es difícil no tenemos que darla por perdida. En estos casos es cuando hemos de intentar ser más listos que ellos y ser ingeniosos para cambiar estos hábitos mal adquiridos.

Entre los problemas más frecuentes que solemos tener los con el comportamiento de los gatos está en el rascado de objetos de nuestro hogar, ya sea un sillón, cortinas, muebles… El hábito de rascar en los gatos es una necesidad en su conducta felina, es algo que no debemos intentar reprimir nunca ya que es inherente a su comportamiento natural.

Los gatos rascan por muy diversos motivos, para acicalarse las uñas, para marcar el territorio a través de las feromonas que desprenden por las glándulas que tienen en los espacios interdigitales ¿y cómo no? para estirarse. Las señales que dejan son tanto olfativas como visuales lo que supone un aviso para cualquier otro felino que se acerque a su territorio. Muchas veces este marcado lo realizan con la orina.

La mayor parte de las veces esto suele suceder por que el gato no tiene un objeto para rascar que le resulte adecuado, con lo que es él quien elige qué rascar.

Un rascador  para que sea efectivo debe ser sobre todo estable y lo suficientemente alto para que se pueda estirar al rascar. Lo mejor es que la dirección de la fibra del rascador sea vertical. Muchos de los postes verticales que tienen enrollado sisal no suelen ser efectivos con muchos gatos por este motivo. Si el gato es adoptado y ha vivido en la calle puede que le guste la opción de algún poste de madera, tipo tronco.

Hay gatos que les gusta rascar en objetos horizontales en vez de en verticales, en el mercado existen muchas clases y de distintos materiales. Los hay tipo alfombra de materiales naturales como el esparto o el cartón….

Repelente para gatos

 

Los repelentes para gatos nos pueden ayudar a evitar comportamientos de nuestros gatos que nos gustaría corregir. Aunque la batalla es difícil no tenemos que darla por perdida. En estos casos es cuando hemos de intentar ser más listos que ellos y ser ingeniosos para cambiar estos hábitos mal adquiridos.

Entre los problemas más frecuentes que solemos tener los con el comportamiento de los gatos está en el rascado de objetos de nuestro hogar, ya sea un sillón, cortinas, muebles… El hábito de rascar en los gatos es una necesidad en su conducta felina, es algo que no debemos intentar reprimir nunca ya que es inherente a su comportamiento natural.

Los gatos rascan por muy diversos motivos, para acicalarse las uñas, para marcar el territorio a través de las feromonas que desprenden por las glándulas que tienen en los espacios interdigitales ¿y cómo no? para estirarse. Las señales que dejan son tanto olfativas como visuales lo que supone un aviso para cualquier otro felino que se acerque a su territorio. Muchas veces este marcado lo realizan con la orina.

La mayor parte de las veces esto suele suceder por que el gato no tiene un objeto para rascar que le resulte adecuado, con lo que es él quien elige qué rascar.

Un rascador  para que sea efectivo debe ser sobre todo estable y lo suficientemente alto para que se pueda estirar al rascar. Lo mejor es que la dirección de la fibra del rascador sea vertical. Muchos de los postes verticales que tienen enrollado sisal no suelen ser efectivos con muchos gatos por este motivo. Si el gato es adoptado y ha vivido en la calle puede que le guste la opción de algún poste de madera, tipo tronco.

Hay gatos que les gusta rascar en objetos horizontales en vez de en verticales, en el mercado existen muchas clases y de distintos materiales. Los hay tipo alfombra de materiales naturales como el esparto o el cartón….

repelente gato

Enseña a tu gato a usar el rascador

 

Si tenemos un gato lo mejor es habituarle a un objeto que debe de rascar. Para ello hemos de colocar el rascador en la zona de ocio, donde pase la mayor parte de su tiempo. Hemos de hacerlo atractivo, podemos ponerlo en una zona donde le guste estar, colocarle juguetes cerca. Siempre es una opción, sí el rascador es vertical, ponerle algo que cuelgue para que lo quiera atrapar y juegue (ratón, pelota…) Si vemos que no se entusiasma podemos anadir Catnip o alguna feromona artificial que se lo haga más atractivo. En caso de que no le veamos utilizarlo es mejor ponerle algún otro rascador de distinta forma y textura, para así poder encontrar el que le gusta.

¿Qué hacemos si nuestro gato utiliza algún objeto que no es su rascador?

 

Puede que nuestro gato haya elegido para rascar un mueble, sofá o cortinas que evidentemente no queremos que siga destrozando con sus uñas. Estos malos hábitos son más complicados de solucionar, por eso es mejor prevenir. Enseñarle al gato qué superficie tiene que rascar es más fácil, que hacerle entender que la que usa no es el lugar más idóneo.

A continuación os vamos a dejar algunos tips prácticos y caseros para que dependiendo del daño ocasionado por el gato podáis optar por probar una o varias opciones.

Lo primero que hemos de hacer si se trata de un sofá o de un mueble es eliminar todas las señales olfativas, que haya dejado impregnadas nuestro gato. Si se trata de tela, ya sea un sofá o unas cortinas podemos utilizar una mezcla agua  y de jabón de limpiar los platos. El alcohol también es una buena opción. Si es un mueble, lo puedes limpiar con agua jabonosa y luego el producto con que limpies habitualmente.

Una vez limpio y para asegurarnos que no vuelve a utilizarlo como rascador hemos de tapar la superficie con algún tipo de material que al gato le resulte desagradable al tacto. Esto es algo eventual, mientras que le redirigimos a otra superficie de rascado. Digamos que tenemos que borrar las señales olfativas que había dejado impregnadas en el objeto y tratar que la superficie que habitualmente adoraba rascar ahora le resulte molesta y desagradable para aprovechar y proporcionarle un objeto atractivo que supla el anterior.

 

Materiales desagradables para gatos que podemos usar para cubrir superficies

Hay ciertos materiales que a los gatos les resulta desagradables ya sea por su contacto o por el ruido que hacen al tocarlo. Entre los materiales que menos les suele gustar destaca el plástico, el papel aluminio de cocina, la cinta adhesiva de doble cara suele ser muy eficaz. No resulta muy estético pero recordar que se trata de algo eventual hasta que comience a rascar el nuevo objeto. Para sujetar estos materiales puedes utilizar cinta de carrocero que se despega bien y no suele dejar manchas. Un poco más adelante os vamos a contar algunos remedios caseros para aplicar sobre la superficie y que además de resultarle desagradable al tacto le resulte repelente al olfato de nuestro gato.

Nueva superficie para rascar

Tenemos de colocar cerca de la superficie que le gustaba el nuevo rascador. Sí puede ser que tenga la misma orientación (vertical u horizontal) y textura similar al que le arañaba. En resumen lo que queremos es ocultar y hacer desagradable la superficie anterior tanto de una forma táctil como visual y olfativa para sustituirla por otra superficie lo más parecida posible a la que le gustaba. Lo que hemos comentado con anterioridad, podéis utilizar catnip, o algún tipo de feromona artificial para hacer si cabe más atractivo el nuevo rascador.

Preparación repelente gatos
Difusor con repelente de cítricos para gatos

Repelentes olfativos para gatos ¿Cómo aplicarlos?

 

Hay muchas «recetas caseras» que te pueden ayudar a alejar a tu gato de tu mueble favorito. Es cuestión de ir probando hasta dar con ese remedio que a tu gato en particular le resulte repelente al gato olfativamente. No todos los gatos tienen la misma sensibilidad a los distintos olores.

Como son productos naturales y que están en la mayoría de las despensas podemos ir probando sin que nos suponga un gasto excesivo hasta ver cuál resulta más efectivo. Además al ser mezclas totalmente naturales nunca perjudicaremos a nuestro gato.

Todos estos «remedios» son para aplicar en las superficies que queremos proteger, nunca hemos de rociarle nada al gato. Una vez preparado lo podemos aplicar de diferentes maneras sobre la superficie que queramos proteger.

Lo más cómodo y sencillo es utilizar un spray para poder pulverizar el líquido de forma homogénea. Si es un sofá o alguna cortina, debemos cerciorarnos que no mancha la solución que hayamos elegido y probar en una parte del tejido que no sea visible. Hay incluso alguna de las mezclas que te puede ayudar a limpiar el sofá y eliminar los malos olores, más adelante te indicamos cuál.

En caso de no querer aplicarlo directamente sobre la tela siempre podemos ingeniárnoslas para preparar algún saquito aromático dónde hayamos impregnado en una tela tramada el líquido para que deje pasar las fragancias.

Si fuera un mueble él que se viera perjudicado por las carantoñas de nuestro gato podemos colocar el repelente en un recipiente difusor con varillas y ponerlo sobre el mueble. Si no dispones de un recipiente puedes utilizar cualquier frasco pequeño con una abertura estrecha para poder introducir unas varillas de ratán.

Diferentes preparaciones caseras con productos naturales

 

Infusión de limón y romero

El primer remedio casero que os vamos a dar os ayudará a eliminar los olores de las superficie como son las alfombras, cortinas, sofás.. que usa vuestro gato. Una vez limpia la superficie como hemos comentado anteriormente, es el momento eliminar cualquier tipo de olor.

En un recipiente o botella de 1 litro añade el jugo de un limón exprimido, 4-5 gotas de aceite esencial de Romero y 2 cucharaditas de bicarbonato. Déjalo enfriar en la nevera y vierte la mezcla en un spray difusor, pulverízalo a una distancia prudencial, unos 40 o 50 cm para que se reparta de forma uniforme y aplícalo por toda la superficie que quieras tratar para evitar manchas y que quede bien distribuido. Verás cómo desaparecen los malos olores de la superficie y además queda un agradable olor al romero.

Los cítricos en general tienen un olor que funciona fenomenal como repelente para gatos por su olor tan ácido, en la mezcla anterior podríais añadir si os gusta combinar olores el zumo de una naranja pero ya no os lo recomiendo para pulverizar directamente sobre las superficies, os podrían quedar manchas, sería más recomendable utilizarlo en un difusor de varillas o en un saquito de esencias.

El bicarbonato por otra parte es conocido por eliminar los malos olores. De hecho si tu gato ha marcado la superficie con orina puedes mezclar dos cucharadas de bicarbonato de sodio con una taza de vinagre blanco y aplicarlo en la superficie afectada. Si la orina ha llegado al suelo puedes espolvorear el bicarbonato en el lugar y dejar reposar durante unas horas antes de barrer.

 

Infusión de romero

El romero lo hemos usado en la anterior mezcla junto al bicarbonato y al limón pero también lo podemos usar por si sólo ya que es un gran repelente natural para gatos. Para preparar 1 litro de infusión hierve el agua en una olla o tetera y añade unos 10 o 15 gramos de hojas de romero y déjalo reposar. Cuélalo y ya lo tienes listo para usar.

En caso de no tener romero fresco siempre puedes usar aceite esencial de romero de 8 a 10 gotas por 2oo ml de agua. Los aceites esenciales son corrosivos en el plástico por lo que es mejor preparar la cantidad que vayas a usar y luego lavar el pulverizador o usar un spray de vidrio.

Si a tu gato le gusta escarbar en tus macetas puedes pulverizar un poco de esta infusión en la tierra para que deje de hacerlo.

 

Infusión de romero, lavanda y canela

Podemos preparar una solución con hojas de romero y lavanda y 1/2 cucharada de canela en un litro de agua. En caso de no tener la flor natural se pueden usar aceites esenciales como hemos realizado anteriormente en el caso de la infusión de romero. Funciona perfectamente como repelente para los gatos mientras que tendrás tu hogar con un maravilloso olor. Lo podemos utilizar para pulverizar, en saquitos aromáticos o en difusores de varillas.

 

Vinagre y agua

Otra solución frecuentemente utilizada es la mezcla a partes iguales de vinagre de manzana o blanco con agua. El problema viene en lo sensibles que seamos nosotros al olor del vinagre, pero resulta también muy efectivo cómo repelente para los gatos. Agita bien la mezcla para que emulsione antes de usarla. Es recomendable repetir la aplicación con frecuencia para mantener el efecto.

 

El café, la pimienta y los ajos

El olor del café es también un repelente natural para los gatos muy conocido. En este caso se puede usar cuando nuestro gato no deja de arañar las macetas de casa. Podemos añadir granos de café a la tierra o directamente la carga de café que hayamos utilizado para prepararnos nuestro café sobre la tierra de la planta.

La pimienta es otro de los olores que los gatos no soportan, si a nosotros nos hace estornudar imaginar lo poco que le gustará a vuestro gato que tiene el olfato muchísimo más desarrollado. Si quieres usarlo como método disuasorio con tus plantas también es muy eficaz. Sólo has de hervir agua con unas dos cucharadas de pimienta, tamizarlo y luego espolvorear sobre la tierra de las plantas con un atomizador.

El ajo es también conocido por sus propiedades repelentes para los gatos, pero para utilizarlo en casa es bastante desaconsejable por el olor tan característico que tiene, por lo menos en el interior. Este tipo de infusión se puede realizar para zonas exteriores, jardines o macetas de las que queramos que nuestro gato se mantenga alejado. Podemos hacer una infusión únicamente con ajo utilizando unos 10-12 dientes por litro de agua o añadir a la mezcla el zumo de 1 limón exprimido y media cucharadita de canela. Esta preparación la hemos de dejar reposar al menos 24 o 48 horas en la nevera, para que el agua absorba bien el olor del ajo. A continuación debemos colar la solución para poder espolvorearla en el spray.

Repelentes comerciales

 

Si no te quieres complicar la vida haciendo tu mismo el repelente existen en el mercado multitud de opciones de diferentes precios que funcionan igualmente bien. Pasa un poco cómo con las opciones expuestas anteriormente, no todos los gatos reaccionan igual a los distintos olores. Con lo que a lo mejor no das a la primera con el adecuado para tu gato. Intenta guiarte por las opiniones de los usuarios y la aceptación que ha tenido el producto en sus gatos.

Hay productos que vienen en formato pipeta para utilizar sobre el rascador reproduciendo la feromona interdigital felina, suelen contener algo de menta para gatos o catnip para hacer así su olor aún más atractivo.

Si tu gato esta nervioso por alguna circunstancia eventual como puede ser una mudanza, la llegada de otro gato al hogar o un bebe en la familia existen otro tipo de feromonas, las denominadas faciales que utilizan los gatos para marcar los objetos. Cuando el gato está en una situación de estrés no produce esta feromona y como consecuencia se muestran asustados y agresivos para reflejar este descontento suelen arañar y orinar por zonas de la casa. Este tipo de feromona la puedes encontrar tanto en formato spray como en difusor.

    • El formato spray se suele utilizar más para localizaciones concretas para evitar el marcado. En el transportín por ejemplo antes de llevar al gato al veterinario. Pulveriza siempre con antelación y sin estar presente el gato, el ruido de los sprays les suele asustar y una vez evaporado en el objeto lo asimilan mejor que nada más aplicarlo.
    • El formato difusor suele ser para circunstancias de carácter más prolongado en el tiempo (una mudanza, la llegada de otro gato, un bebé…) les produce una sensación de mayor bienestar, están más relajados y aceptan con más facilidad el nuevo entorno. Los difusores los hemos de colocar por un periodo aproximado de un mes y debe estar situado en la zona de ocio del gato, nunca en la zona de alimentación ni en la de eliminación.

Por último vamos a hacer mención a una tercera feromona. La feromona del apaciguamiento, estas hormonas se encuentran en las glándulas mamarias de la gata durante los primeros días de existencia de los gatitos. Este tipo de feromonas se suelen utilizar más para problemas de convivencia entre gatos. Se pueden usar de forma conjunta a las faciales para tener un mayor efecto.

 

 

Resultados

 

El éxito del uso de feromonas se va a ver afectado por la localización de las mismas en mayor medida y por el individuo a tratar, no todos los especímenes reaccionan de la misma manera. Lo mismo pasa con los remedios caseros que hemos mencionado con anterioridad. Si una vez probados estos consejos seguís teniendo problemas de comportamiento con vuestro gato no dudéis en acudir a vuestro veterinario de confianza. Muchas veces detrás de estas conductas, se esconde malestar y estrés que deben ser tratado por un experto.

 

 

Otros artículos de interés

 

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Share This