Necesidades energéticas en las diferentes etapas de un gato
4911
post-template-default,single,single-post,postid-4911,single-format-standard,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

La comida y el gato: necesidades energéticas

La comida y el gato: necesidades energéticas

 

Tenemos que asegurarnos de cubrir las necesidades energéticas de nuestro gato a lo largo de su vida. Dependiendo de la edad, estado físico, si tiene o no acceso al exterior y de su estado sexual las necesidades energéticas de nuestro gato variaran por lo que tendremos que ajustar las cantidades de comida. Es decir, cada gato dependiendo de la etapa de su vida en la que se encuentre necesitará de unas cantidades de comida diferentes para cubrir el gasto de energía que tiene su cuerpo. Un gato tiene una temperatura corporal de unos 38,5 ºC y necesitará de una cantidad de comida adecuada que le permita cubrir la necesidad energética para mantener su organismo asegurando todas las funciones esenciales y desarrollar su actividad física.

Comida gatos: ¿Cómo evaluar la necesidad energética?

 

La comida para gatos ya sea pienso o comida húmeda dispone de una etiqueta donde se indica la información nutricional que incluirá el valor energético detallado en kilocalorias (kcal) de energía metabolizable, (EM). La energía metabolizable es la cantidad de energía disponible una vez que se deduce las pérdidas fecales y urinarias.

Un pienso (alimento seco) para gatos suele tener un valor enérgetico entre 3500 y 4500 kcal/kg mientras que la comida húmeda suele tener alrededor de un 80% de agua y sólo tiene un aporte calórico de entre 800 y 1200 kcal/kg. Para cubrir las mismas necesidades energéticas hemos de dar de 3 a 4 veces más cantidad de alimento húmedo que de seco.

Necesidades energéticas cachorros
comida gato necesidades energeticas

Cómo influye la edad en las necesidades energéticas de nuestro gato

 

Cachorros

 

Cuando un gato nace hasta que se produce el destete se alimenta de la leche de su madre o en caso de la ausencia de esta le alimentaremos con lecha especialmente formulado para gatos. Los cachorros recién nacidos no saben controlar bien su temperatura y son propensos a la deshidratación. Además su sistema inmune es aún inmaduro por lo que requieren unos cuidados y una alimentación específica.

A partir del destete hasta los 4 meses de edad necesitan una alimentación muy concentrada de energía, por lo que la leche materna comienza a no ser suficiente y es necesario complementar su alimentación con alimento sólido. Su sistema digestivo todavía está evolucionando por lo que el alimento debe ser altamente digestible. Su sistema inmune está aún en desarrollo y el gato aún no ha desarrollado sus propias defensas.

A los cuatro meses el crecimiento es más lento por lo que su alimentación debe ser menos rica en materias grasas. Debe ser muy digestible, con proteínas y almidón que faciliten la digestión así como fibras que ayuden con el tránsito y el equilibrio de la flora. El refuerzo de las defensas naturales suele ser muy beneficioso con la ayuda de algún complemento constituido por antioxidantes.

 

 

Gatos senior

 

Para estipular la cantidad de alimento de nuestro gato y sus necesidades energéticas debemos de diferenciar entre si el gato tiene o no acceso al exterior.

El gato de interior tiene mucho menos gasto energético ya que tiene mucha menor actividad y consume muy pocas calorías para regular su temperatura ya que se encuentra en un entorno protegido. Aproximadamente un gato de interior tiene un 35% menos de gasto energético que un gato que tiene acceso al exterior. Hemos de regular bien la cantidad de alimento que consume para controlar el peso.

Un gato que tenga acceso a alguna zona de exterior ya gasta aproximadamente un 10 % más de energía. Si el gato pasa mayormente el tiempo en el exterior deberemos de optar por un alimento que aporte energía y materia grasa.

Un gato de interior de unos 3,5 kg sin exceso de peso necesitará aproximadamente unos 50-60 gramos de alimento seco que contenga unas 350 kcal/100 g, mientras que el mismo gato que sale regularmente al exterior puede estar en torno a los 70-90 gramos.

Necesidades energéticas según la fase de vida del gato

 

  • Cachorros
    • Hasta las 3 semanas: 130-150 Kcal de EM/kg/día
    • 4ª semana hasta los 5 meses: 250 Kcal de EM/Kg /día
    • 6 meses hasta los 9 meses: 150 Kcal de EM/Kg /día
    • 9 meses hasta los 12 meses: 100 Kcal de EM/Kg /día
  • Gata en gestación 100 Kcal de EM/Kg /día
  • Gata en lactación 70-320 Kcal de EM/kg /día en función del tamaño de la camada
  • Gato inactivo 50-60 Kcal de EM/Kg /día
  • Gato activo 70-90 Kcal de EM/Kg /día

Metabolismo basal gato adulto (en ayunas, totalmente inactivo y en Tª controlada) 45 Kcal/kg/día

Necesidades energéticas en función del estado sexual

 

Una gata gestante puede tener un aumento de un 10% por semana desde que comienza la gestación. Este aumento del consumo le permite a la gata almacenar reservas que utilizaran desde el nacimiento de los cachorros. Las primeras 6 semanas acumulan grasa para utilizarla al final de la gestación (cuando por el tamaño de los gatitos no ingiere la alimentación que debiera debido al gran tamaño del utero) y durante la lactancia. A partir de entonces la ganancia de peso de la gata es por el crecimiento de los gatitos.

Una gata lactante aumenta sus necesidades energéticas en función del número de gatitos, aunque no de forma proporcional. La alimentación va a cubrir un 80-85% de sus necesidades, el resto de sus necesidades energéticas durante la lactancia las cubrirá con las reservas de grasa acumuladas. Aún así la gata no llegará a cubrir sus necesidades energéticas con lo que es necesario dejarla comer a voluntad un alimento rico en energía es decir con un alto contenido de grasas. El alimento para gatitos es adecuado para la etapa de la lactancia. Además hemos de tenerla bien hidratada, proporcionándola agua limpia y fresca para que la producción de leche no se vea afectada.

Los gatos esterilizados sufren una alteración en su apetito al disminuir la secreción de hormonas. Las necesidades de un gato o gata esterilizado rondan las 40 kcal/kg/día mientras que su consumo de comida aumenta entre un 20 y un 25%. Una vez hayamos esterilizado a nuestra mascota conviene estar atento a su forma de alimentarse y si vemos que come mucho más de lo habitual hemos de controlar la cantidad de comida que le suministramos para evitar un aumento de peso que puede llegar hasta de un 30% más durante el primer año.

comida gato necesidades energeticas

Necesidades energéticas en función de la masa corporal

 

Hemos de fijarnos en la relación entre la masa magra y la cantidad de masa grasa que tiene nuestro gato. La masa grasa nos da una orientación sobre la energía almacenada mientras que la magra representa la salud del animal. Podemos determinar esto mediante exploración clínica o con métodos más experimentales.

Vamos a indicar unos parámetros que os sirvan para determinar la condición corporal de vuestro gato:

  • Muy delgado: al gato se le notan las costillas, la columna y las escápulas son muy visibles. Ausencia de grasa en la caja torácica.
  • Delgado: costillas, columna y escápulas visibles, mínima grasa abdominal.
  • Ideal: No le notamos ni costillas ni columna pero se palpa con facilidad y tiene poca grasa abdominal.
  • Sobrepeso: Se le palpan las costillas y la columna con dificultad, no se le nota bien la cintura y tiene una distensión del abdomen.
  • Obeso: El gato tiene grasa acumulada en el tórax, columna y abdomen. Distensión abdominal evidente
Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Share This