¿Necesitas un cuidador de gatos para tu amigo gatuno?
6068
post-template-default,single,single-post,postid-6068,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,cookies-not-set,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

¿Cómo elegir al cuidador de tu amigo gatuno?

Un cuidador de gatos para tu fiel amigo

 

Una buena idea es tener siempre disponible un cuidador de gatos con el que puedas contar y ahora te vamos a contar los motivos, seguro que en más de una ocasión te sacarán de algún apuro.

Tener una mascota en casa conlleva siempre responsabilidades por parte del dueño del animal. Nuestros gatos tienen una vida larga como norma general, que transcurre a la par que la nuestra. En algunas ocasiones no podemos preveer con antelación acontecimientos inesperados, como viajes, eventos, enfermedades… y nos podemos ver, en la necesidad de tener que dejar a nuestro mejor amigo con alguien que le atienda en nuestra ausencia.

Lo mejor en estas circunstancias es disponer de algún conocido o familiar que viva cerca de nosotros y se pueda hacer cargo de la alimentación, el aseo y entretenimiento de nuestro felino acercándose a nuestro hogar de forma periódica mientras dura nuestra ausencia.

Ésta siempre es la mejor opción, un cuidador de gatos familiar para ellos y que les permita estar en su propia casa sin necesidad de tener que cambiar de hogar, ni sufrir estrés por sacarlos de su entorno o estar con un desconocido.

Lo malo es que no siempre disponemos de esa opción, que además de práctica y poco traumática para el animal nos resulta bastante económica.

Otra opción aunque claro no tan económica son los hoteles y residencias para gatos. Son establecimientos serios y ofrecen garantías sobre el cuidado de tu gato. Siempre recomendamos verificar opiniones y visitar la residencia para ver en que condiciones están los animales, si disponen de servicio veterinario y si cumplen con las normativas vigentes.
Es una buena alternativa para ausencias largas, aunque como inconveniente esta su elevado coste.

cuidador de gatos acariciando la cabeza de un gato adulto atigrado

¿ Y si no disponemos de un conocido o familiar que pueda actuar como cuidador de gatos?

 

No siempre se dispone de alguien de confianza, que actúe como un cuidador de gatos profesional, que viva cerca de nosotros como para que se pueda acercar a ver a nuestro gato, darle de comer, cambiarle el agua, limpiar su arenero y jugar un rato con ellos… claro está.

Hay que darse cuenta que no es tarea fácil, que conlleva un tiempo y que en ocasiones dependiendo del tiempo que se vaya a pasar fuera, puede ocasionar un compromiso u obligación que a veces no queremos contraer.

Sobre todo si somos personas que viajan a menudo o con compromisos sociales de forma habitual. A veces aunque tengamos amigos o familiares que estén dispuestos a hacer de nuestro cuidador de gatos particular puede que no dispongan del tiempo, o se encuentren lejos de nosotros como para poder hacer esto de forma diaria.

cuidador de gatos dando de comer a un gato

¿Qué alternativas tenemos cuando no contamos con un cuidador de gatos de nuestro entorno familiar?

 

Actualmente hay empresas que siguen esta misma filosofía para el cuidado de nuestros gatos. Se trata de contratar un servicio de cuidador de gatos pero ya en un ámbito más profesional. Asegurándote siempre la cercanía a tu hogar, la profesionalidad y sobre todo la experiencia de esa persona con los animales.

Es una forma cómoda y sencilla de estar tranquilo, sabiendo que tu mascota estará atendida por un cuidador de gatos que no le supone una molestia visitarlo, darle de comer, cambiarle el agua y estar un rato haciéndoles compañía y jugando.

Además es una muy buena opción cuando nos ausentamos de forma regular y no queremos estar pidiendo favores de forma continua a familiares y amigos.

cuidador de gatos jugando con un cachorro
cuidador de gatos con cachorro en sus manos
cuidador de gatos acariciando un gato en su hombro

Qué opciones podemos encontrar cuando contratamos un cuidador de gatos?

 

Normalmente los cuidadores de gatos ofrecen tres modalidades de servicio que cubren de diferente formas el cuidado de tu gato. Cuidado a domicilio, como si de una niñera se tratase, quedándose en tu casa el día que vayas a estar ausente hasta el momento de tu llegada,  trasladando a tu mascota a casa del cuidador si la estancia va a ser prolongada o una opción intermedia para los casos en la que nuestra estancia vaya a ser por varios días y no queramos desplazar a nuestro gato, visitas diarias a nuestro domicilio.

 

A continuación vamos a ver cada una de ellas con detenimiento analizando pros y contras y que debemos tener en cuenta antes de decidirnos:

 

Cuidado a domicilio

En este caso el cuidador se quedará en tu casa durante vuestra ausencia. En estos casos es aconsejable explicarle al cuidador de gatos dónde tienes la comida, cuál es su zona de alimentación, su zona de eliminación (dónde se encuentra situado el arenero), dónde tienen sus juguetes y un poco sus hábitos y costumbres. Dependiendo de la raza, la edad del gato, etc… tendrá unas necesidades de juego y un carácter que es conveniente le hagáis mención para que sepa cómo tiene que actuar.
Esta opción se recomienda para estancias cortas y puntuales, el gato no sufre estrés al no desplazarse ni tener que salir de su zona de confort, se siente seguro al estar en su territorio.

 

Cuidado en casa de una familia anfitriona

Si nuestra estancia va a ser de varios días seguramente preferiremos dejar a nuestra mascota en casa del cuidador de gatos. Estará acompañado en todo momento y para tu gato serán como unas pequeñas vacaciones.En estos casos siempre es conveniente hablar con el cuidador para saber si él tiene mascotas en casa para asegurarte de una buena convivencia. Deberemos llevarle su comida e indicarle si tiene algún hábito alimenticio especial, así como su arenero y algún juguete para que le haga sentirse en casa y le recuerde a su hogar.Esta opción es buena cuando la estancia es prolongada, el gato estará una semana adaptándose a su nuevo hogar. Es necesario que cuidador le habilite una zona destinada para él, dónde pueda esconderse y refugiarse los primeros días hasta que poco a poco vaya cogiendo confianza. En poco tiempo se sentirá como en casa y disfrutará de compañía y cuidados durante todo el día. El lado malo es el estrés que les acarrea el sacarles de su entorno familiar.

 

Visita diaria de 30 minutos

Esta opción es ideal para cuando no quieres sacar a tu amigo de su hogar ni hacerle que sufra acostumbrándose a un nuevo hogar. El cuidador de gatos pasará por tu casa y permanecerá con tu mascota media hora, asegurándose que se encuentra bien, le rellenará los cuencos del pienso, le cambiará el agua y jugará un ratito con ellos para que no se sientan solos.En caso de que la ausencia no sea demasiado larga es una opción cómoda y nada traumática, el gato no se siente abandonado y permanece seguro en su hogar.

Qué opciones podemos encontrar cuando contratamos un cuidador de gatos?

 

Normalmente los cuidadores de gatos ofrecen tres modalidades de servicio que cubren de diferente formas el cuidado de tu gato. Cuidado a domicilio, como si de una niñera se tratase, quedándose en tu casa el día que vayas a estar ausente hasta el momento de tu llegada,  trasladando a tu mascota a casa del cuidador si la estancia va a ser prolongada o una opción intermedia para los casos en la que nuestra estancia vaya a ser por varios días y no queramos desplazar a nuestro gato, visitas diarias a nuestro domicilio.

 

A continuación vamos a ver cada una de ellas con detenimiento analizando pros y contras y que debemos tener en cuenta antes de decidirnos:

 

Cuidado a domicilio

En este caso el cuidador se quedará en tu casa durante vuestra ausencia. En estos casos es aconsejable explicarle al cuidador de gatos dónde tienes la comida, cuál es su zona de alimentación, su zona de eliminación (dónde se encuentra situado el arenero), dónde tienen sus juguetes y un poco sus hábitos y costumbres. Dependiendo de la raza, la edad del gato, etc… tendrá unas necesidades de juego y un carácter que es conveniente le hagáis mención para que sepa cómo tiene que actuar.
Esta opción se recomienda para estancias cortas y puntuales, el gato no sufre estrés al no desplazarse ni tener que salir de su zona de confort, se siente seguro al estar en su territorio.

cuidador de gatos con cachorro en sus manos
Cuidado en casa de una familia anfitriona

Si nuestra estancia va a ser de varios días seguramente preferiremos dejar a nuestra mascota en casa del cuidador de gatos. Estará acompañado en todo momento y para tu gato serán como unas pequeñas vacaciones.En estos casos siempre es conveniente hablar con el cuidador para saber si él tiene mascotas en casa para asegurarte de una buena convivencia. Deberemos llevarle su comida e indicarle si tiene algún hábito alimenticio especial, así como su arenero y algún juguete para que le haga sentirse en casa y le recuerde a su hogar.Esta opción es buena cuando la estancia es prolongada, el gato estará una semana adaptándose a su nuevo hogar. Es necesario que cuidador le habilite una zona destinada para él, dónde pueda esconderse y refugiarse los primeros días hasta que poco a poco vaya cogiendo confianza. En poco tiempo se sentirá como en casa y disfrutará de compañía y cuidados durante todo el día. El lado malo es el estrés que les acarrea el sacarles de su entorno familiar.

cuidador de gatos acariciando un gato en su hombro
Visita diaria de 30 minutos.

Esta opción es ideal para cuando no quieres sacar a tu amigo de su hogar ni hacerle que sufra acostumbrándose a un nuevo hogar. El cuidador de gatos pasará por tu casa y permanecerá con tu mascota media hora, asegurándose que se encuentra bien, le rellenará los cuencos del pienso, le cambiará el agua y jugará un ratito con ellos para que no se sientan solos.En caso de que la ausencia no sea demasiado larga es una opción cómoda y nada traumática, el gato no se siente abandonado y permanece seguro en su hogar.

cuidador de gatos vigilando a gato en un jardín

¿Consejos a la hora de contratar a un cuidador de gatos?

 

Aunque la mayoría de cuidadores de gatos son personas a las que les gustan los animales y saben cómo actuar y tratar con ellos, es necesario que les dejes un teléfono donde poder localizarte en caso de tener necesidad de ello. Además es siempre recomendable tener un transportín que puedan utilizar junto con el teléfono y la dirección de su veterinario para que en caso de necesidad pudieran acudir con el gato al veterinario.

Si contratas al cuidador de gatos a través de alguna empresa que se dedique a gestionar estos servicios suelen contar con un seguro de accidentes que puedes contratar de forma adicional un seguro que cubra los gatos del veterinario. Además de tener la garantía de que conocen a los cuidadores, la experiencia que tienen, reseñas de otros clientes que te ayudarán a seleccionar al cuidador de gatos más adecuado para ti.

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Share This