Gato Burmés Origen, características físicas y cuidados
660
page-template-default,page,page-id-660,page-child,parent-pageid-134,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Gato Burmés

raza de gatos burmes

Burmés

Tamaño Mediano
Peso 3-5 kg
Vida 15-18 a
Caracter Extrovertido
Actividad Alta
Pelaje Corto
Cuidados Fácil
Salud Regular

 

El gato Burmés

 

El Gato Burmés es un gato de tamaño mediado, cuerpo elegante y musculado, y cabeza redondeada.

De ojos grandes y brillantes con cualquier matiz de amarillo. Pelaje fino, corto y brillante, con el vientre siempre más claro que el resto.

 

A pesar de tener un aspecto similar al siamés, pero no están relacionados. Se trata de una raza muy antigua, ya presente en el medievo.

 

 

Origen

 

Cuentan las leyendas que estos felinos se originaron en los monasterios de los monjes birmanos. Existen numerosas evidencias arqueológicas y artísticas que corroboran que este gato ya estaba presente en Tailandia en el siglo XV. Es una raza antigua, de tipo oriental.

 

 

Apariencia

 

  • Cola gruesa
  • Orejas grandes
  • Fuerte

 

 

Apariencia

 

  • Cola gruesa
  • Orejas grandes
  • Fuerte

 

Personalidad

 

  • Extrovertido
  • Afectuoso
  • Curioso
  • Ruidoso

 

 

Características

 

Es gato Burmés tiene un de tamaño mediano. De complexión fuerte y de marcada musculatura y patas fuertes. Su cola es larga y recta, terminando su puta de forma redonda. La cabeza de un burmés es redonda, de mejillas sobresalientes y ojos separados, brillantes y también redondos, normalmente dorados o amarillos. Sus orejas siguen el patrón redondeado de todo su cuerpo y son de tamaño mediano.

El pelaje es corto, fino, satinado y ceñido al cuerpo. Es más claro en la raíz y más oscuro a medida que llega a la punta; más claro en el vientre.

 

 

Comportamiento

 

Los Burmeses son gatos sociables y cariñosos, que necesitan atención de sus dueños. No llevan bien la soledad, lo que tenemos que tener en cuenta si pasamos largos periodos fuera de casa. Son muy exigentes, que siguen a sus dueños por toda la casa.

Es una raza muy vocalizadora, saludando a los dueños cuando llegan a casa o pedir cariño. Tienen un maullido dulce y melodioso. Son inteligentes y pueden abrir puestas.

 

Cuidados

 

No necesita muchos cuidados, sólo algún cepillado regular.

 

 

Salud

 

Raza robusta sin muchos problemas. No se han registrado enfermedades no hereditarias. Algunos ejemplares parecen ser proponesos a la diabetes mellitus.

Ocasionalmente, puede percibirse polimiopatía hipopotasémica (debilidad muscular debida a bajos niveles de potasio en sangre) en gatos burmeses jóvenes. Algunos gatos burmeses han desarrollado un raro trastorno denominado síndrome de dolor orofacial felino. Este trastorno provoca movimientos exagerados de lamido y masticación, así como llevarse la pata a la boca, pudiendo resultar muy doloroso para el gato.

Algunas líneas de burmés tienen también hábitos de alimentación inusuales, que les inducen a comer prendas de lana y otros objetos no comestibles (fenómeno que se conoce como geofagia).

Pin It on Pinterest

Share This