Gato Persa de pelo largo: Origen, cuidados y características
1166
page-template-default,page,page-id-1166,page-child,parent-pageid-134,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

Gato Persa de pelo largo

raza gato persa

Persa de pelo largo

Tamaño Mediano
Peso 3-5 kg
Vida 10-15 a
Carácter Calmado
Actividad Baja
Pelaje Largo
Cuidados Difícil
Salud Mala

 

El gato Persa

 

El gato persa de pelo largo es una de las razas más populares, o la más popular, junto con el Siamés. Fácilmente reconocible por su abundante pelaje, cara ancha y aplanada. Introducidos en Italia desde la antigua Persia (actual Irán) sobre 1620. El estándar del persa actual, tal y como lo conocemos se fijó en 1800 en Reino Unido, y proviene del Angora turco.

De tamaño mediano, cuerpo fornido, cabeza grande respecto a su cuerpo. Orejas pequeñas, ojos grandes y redondos de color brillante.

 

 

Origen

 

Los primeros gatos persas de pelo largo fueron importados de Persia (actual Irán) sobre sobre 1620 y a mediados de siglo de Angora (actual Ankara, Turquía) a Francia. Los gatos persas tenían el pelaje gris, mientras que los procedentes de Angora eran blancos. A Inglaterra llegaron en el siglo XIX. Aquellos primeros persas eran bastante diferentes de los gatos persas de la actualidad, tenían la cara más larga, las orejas más grandes y una forma más larguirucha. Con el paso de los años, la reproducción selectiva dio el cuerpo fornido y la cara plana que conocemos hoy en día. El pelaje no solo es largo, sino que tiene un manto inferior muy grueso y tupido que requiere un enorme compromiso en lo que a cuidados humanos se refiere ya que el gato no puede mantenerse libre de enredos por sí mismo.

La aristocracia del siglo XIX pedía gatos de pelo largo, y el gen responsable del pelo largo se introdujo a través de la hibridación con el gato de Pallas.

 

Apariencia

 

  • Cola gruesa
  • Orejas pequeñas
  • Fuerte
  • Patas cortas

 

 

Apariencia

 

  • Cola gruesa
  • Orejas pequeñas
  • Fuerte
  • Patas cortas

 

 

Personalidad

 

  • Extrovertido
  • Afectuoso
  • Curioso
  • Calmado

 

 

Características

 

El gato persa de pelo largo es fácilmente reconocible  por su pelaje, cabeza redondeada, pómulos prominentes y cara aplastada. Los ojos son grandes, muy expresivos en contraste con las orejas pequeñas y redondeadas. Raza de tamaño medio, musculoso y redondeado. Patas cortas, gruesas y fuertes, con grandes zarpas. Abundante pelaje, abundante y espeso, de tacto suave; de colores muy variados, habitualmente monocolor, aunque existen bicolores, incluso tricolores en caso de las hembras. Su cola es corta y tupida.

 

 

Comportamiento

 

El gato persa es un gato muy familiar y tranquilo. Habitualmente lo encontramos tumbado o dormido. Pasa gran parte del día descansando. Es un gato doméstico, nada salvaje. Además, observaremos que el gato persa es muy presumido y ostentoso, sabe que es un animal hermoso y no dudará en pavonearse varias veces por delante nuestro para conseguir caricias y atenciones.

Es un gato familiar, le gusta estar acompañado, incluso de niños y otros animales. A pesar de ser familiar, no le importa ser el único gato y centro de atención de la casa. Se trata de un gato muy goloso.

 

 

Cuidados

 

Es muy importante cepillarle a diario su largo y grueso pelaje, evitaremos enredos, nudos y bolas de pelo en el estómago. Conviene bañarlos si está muy sucio para prevenir suciedad y enredos.

Hay que vigilar sus ojos y limpiar sus lagrimales de forma periódica. Debido a su cara plana sus ojos lagrimean bastante y es conviene limpiarlos regularmente con una gasa estéril humedecida con suero fisiológico, así como los lados de la nariz.

En el mercado encontraremos productos específicos para los persas que sirven para cuidar su pelaje, la limpieza de los lagrimales o de los oídos. Se debe prestar atención también a su zona anal.

La obesidad es un problema muy grave en la raza persa que a veces se manifiesta tras la esterilización. Es recomendable acudir al veterinario y consultar el tipo de alimento adecuado.

 

 

Salud

 

Es una raza propensa a varios problemas de salud.

Dado que la forma de la cabeza se ha reducido y la cara se ha aplastado, pueden existir malformaciones de mandíbula que produzcan enfermedades dentales y posibles dificultades para alimentarse. El pequeño tamaño de las fosas nasales y un velo del paladar demasiado largo pueden provocar también serios problemas respiratorios. Es posible que los conductos lagrimales no sigan su curso natural, por lo que los ojos llorarán y humedecerán la cara constantemente, lo que puede provocar erupciones cutáneas y llagas en la cara. La naturaleza plana de la cara incrementa también la probabilidad de enfermedades oculares.

Los persas también pueden tener una mayor incidencia de miocardiopatía hipertrófica (engrosamiento de las paredes del corazón).

El gato persa de pelo largo es propenso a sufrir por culpa de la enfermedad poliquística renal o el síntoma de los testículos retenidos. Cerca de un tercio de los gatos persas lo padecen.

Otras enfermedades que pueden afectar a tu gato persa son:

 

  • Toxoplasmosis
  • Abortos en el caso de gatos azules
  • Malformaciones en el caso de gatos azules
  • Maloclusión
  • El síndrome de Chediak-Higashi
  • Anquilobléfaron congénita
  • Entopion
  • Epífora congénita
  • Glaucoma primario
  • Dermatitis del pliegue cutáneo
  • Cálculos en las vías urinarias
  • Luxación de la rótula
  • Displasia de cadera

Pin It on Pinterest