Gato Bengalí: Origen, características físicas y cuidados
458
page-template-default,page,page-id-458,page-child,parent-pageid-134,cookies-not-set,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Gato Bengalí

raza de gatos bengalí

Bengalí

Tamaño Grande
Peso 8-10 kg
Vida 10-15 a
Caracter Activo
Actividad Alta
Pelaje Corto
Cuidados Fácil
Salud Buena

 

El gato Bengalí

 

El gato Bengalí también llamado Bengala o gato Bengal es un gato grande, elegante y muy musculoso, con apariencia de gato salvaje. El gato Bengalí es un híbrido de gato doméstico y felinos salvajes exóticos como puede ser el leopardo, ocelote, margays, pantera, jaguar… Debido a los diferentes cruces el gato Bengalí puede presentar diferentes formas y dibujos en su pelaje.

 

El gato Bengalí es famoso y tiene tantos adeptos por su aspecto salvaje. Las primeras tres generaciones de gatos son los se utilizaron para establecer la raza, se les conoce como ejemplares fundacionales a partir de la cuarta generación fue cuando se obtuvo ya al gato Bengalí tal como lo conocemos hoy, fértil y dócil. Las primeras generaciones resultantes de los cruces entre un gato doméstico y un felino se las conocieron sucesivamente como F1, F2 y F3. Estos gatos eran de un carácter agresivo y salvaje, mientras que las generaciones posteriores ya se comportaban cómo gatos domésticos normales. 

 

La majestuosidad de movimientos del gato Bengalí le hace único y maravilloso uniendo fuerza y elegancia. Es un gato de una increíble agilidad digno de ver cuando se sube al respaldo de un sofá o cuando trepa por un rascador. El gato Bengalí es muy activo y curioso parece que estuviera siempre al acecho.

 

 

Origen

 

Los orígenes del gato Bengalí tienen una parte fortuita como consecuencia del azar y otra parte gracias al esfuerzo humano por crear una especie tan única y especial cómo podría ser la originada al cruzar un gato doméstico con un felino salvaje.

 

EEUU se considera pionera en la cría de estos fantásticos animales. La cría del gato Bengalí se lleva realizando allí desde 1963. Fueron creados a través de cruces entre un gato leopardo asiático y un Shorthair doméstico.

 

El gato Bengalí se originó de forma casual por Jean S. Mill al producirse un cruce entre un gato doméstico y una hembra gato leopardo. Se observó que los gatos al nacer tenían cierta inmunidad a la leucemia felina. Más tarde Jean S. Mill fue el que se encargó de presentarlos y exhibirlos por primera vez ante el público.

La Asociación Internacional del Gato reconoció al gato Bengalí en 1991. Son muy populares en Reino Unido y EEUU.

 

Apariencia

 

  • Cabeza con forma de cuña ancha
  • Nariz grande
  • Orejas medianas a pequeñas
  • Ojos ovalados o almendrados
  • Pelaje corto
  • Cola gruesa y agachada
  • Fuerte

 

Personalidad

 

  • Activo
  • Extrovertido
  • Afectuoso
  • Inteligente
  • Curioso

 

 

Características genéricas

 

De estructura fuerte y robusta, el gato Bengalí tiene un tamaño grande llegando a pesar los machos unos 8-9 kg, mientras que las hembras están entorno a los 3-4 kg.

 

El gato Bengalí tiene un bonito rostro, su cabeza ancha y redondeada dispone de una mandíbula fuerte y poderosa. El gato Bengalí tiene orejas pequeñas y mejillas pronunciadas. Sus grandes ojos de forma almendrada le confieren un aspecto fiero. Los ojos del gato Bengalí suelen tener un contorno negro y ser de un tono amarillo verdoso. Sus orejas de medianas a pequeñas, son cortas y puntiagudas orientadas hacia delante.

 

El cuerpo del gato bengalí es fuerte y muestra unos cuartos traseros elevados, ligeramente más altos que los hombros. La cola es gruesa y espesa, aunque se va estrechando hacia la punta, que suele ser de color negro. Normalmente la suele llevar en una posición baja.

 

El pelaje es corto o mediano, suave al tacto y espeso. El único patrón de manto que sigue el gato bengalí es el atigrado propio de la raza, si el fondo es blanco se les llama Bengalís nevados.

 

Sus dibujos con rayas blancas y negras se distribuyen por la cara, desde los ojos hasta las orejas, continuando a lo largo de su cuerpo como lunares o rosetas alineadas. Las formas que presentan sus manchas pueden variar como las del maragay, ocelote, pantera nebulosa y jaguar.

 

gato Bengalí de ojos verdes   cara de gato Bengalí    gato Bengalí mirando a través de cristal   cara de gato Bengalí

 

Características del pelaje del gato Bengalí

 

Patrón Spotted. Las Rosetas y las manchas son aleatorias mientras que el tono del color de fondo debe ser claro. Cuanto más contraste hay entre los tonos entre las manchas y el fondo más apreciados son por los criadores y compradores. Las rosetas pueden tender distintas formas. El color del pecho y el vientre suele ser más claro que el tono del fondo. Es la variedad que más suele gustar o más se suele buscar por los compradores de el gato Bengalí ya que es la que más se asemeja a los leopardos salvajes.

 

Patrón Marble. Las manchas de este patrón forman remolinos. El color de fondo debe ser claro y cuanto más contraste haya entre los colores mayor es la aceptación entre los adeptos de el gato Bengalí. Las manchas son muy irregulares y carecen de simetría. Las rosetas y las manchas pueden estar presentes siendo frecuentes en las piernas. El pecho y el vientre suelen ser más claros que el color del fondo.

 

 

Los colores del manto del gato Bengalí

 

Brown. El tono del manto es de color marrón claro o anaranjado. Entre los patrones pueden ser Sopt o manchas solidas, rosetas o remolinos. Los patrones de manchas siempre tendrán contraste con el color del manto siendo bastante más oscuras.

 

Snow. En este caso el tono del manto es de un crema suave igualmente puede presentar patrones de manchas tipo Spot, rosetas o remolinos haciendo contraste entre éstas y el fondo del manto del gato.

 

Silver. El manto del gato Bengalí presenta un tono totalmente blanco con manchas oscuras que hacen mucho contraste. Pueden presentar patrones del tipo Spotted, Marble o Rosetas.

 

Resto de colores. Podemos encontrar ejemplares derivados del canela, el negro y el azul, pero no están reconocidos para competición normalmente y son menos frecuentes aunque hay criadores que se dedican a ellos obteniendo ejemplares de una belleza increíble.

 

 

Comportamiento

 

Cómo comentamos en la introducción el gato Bengalí debido a sus orígenes híbridos entre felinos salvajes y gatos domésticos hacen que el gato Bengalí sea muy activo y tengan un carácter muy fuerte. Son conocidos por su hiperactividad y curiosidad. Se trata de un gato insaciable al que le gusta jugar y rodearse de personas que le dediquen atenciones.

 

Por lo general hablamos de una raza cariñosa y cercana con quienes convive a los que seguirá por todo el hogar. Son muy juguetones y llenos de energía. Muy ágiles, les encanta trepar y los lugares altos de la casa. Lo ideal sería poder tener un jardín seguro donde pudieran acceder a árboles a los que escalar, saltar y trepar.

 

Cómo curiosidad al gato Bengalí le encanta el agua y son excelentes nadadores, aunque parezca extraño el agua les encanta, si disponéis en casa de una bañera disfrutará bañándose y jugando con pequeños objetos como pelotas de plástico. En el caso de que el gato tenga acceso al exterior una pequeña piscina de plástico duro hará que pase mucho tiempo jugando. 

 

Si os animáis al gato Bengalí se le puede sacar de paseo con un arnés, lo ideal es hacerlo en zonas naturales dónde no haya contaminación. Si aún no están castrados es conveniente ir a sitios tranquilos dónde los olores de otros animales no le hagan sentir inseguro. Una vez castrado es más fácil pasear con ellos en todo tipo de entornos.

 

El gato Bengalí es muy maullador, es una raza muy vocal y llega a ser estridente en algunas ocasiones.

 

Necesitan compañía durante el día para evitar el aburrimiento, ya que no llevan bien la soledad. Son gatos sociales, que congenian bien con los niños. Si se aburren pueden ser destructivos, ya que son dominantes y en ocasiones pueden llegar a resultar un poco ariscos.

 

Una buena opción es siempre tener otro gato que le haga compañía para que se mantenga entretenido. El gato Bengalí es de carácter curioso y abierto, no suelen tener problemas de integración con otras mascotas. Si la adaptación es con otro gato seguramente no le lleve más que unos cuantos días hasta que se hagan amigos, si tiene que compartir su espacio con un perro seguramente tarde algo más entre 10 y 20 días suele ser lo más normal. Siempre hemos de hacer esto de una forma progresiva para que no haya ningún problema. Aquí os dejamos un enlace a otro artículo donde se habla de cómo debemos actuar cuando llega otro gato a nuestro hogar y ya tenemos otro(s) o un perro en nuestro hogar.

 

 

Cuidados

 

Los cuidados de un gato Bengalí son bastantes sencillos. El pelaje corto y brillante del gato Bengalí no requiere de un excesivo esmero al igual que el resto de gatos de pelo corto. Normalmente el gato Bengalí mantiene su pelo en perfecto estado por sí sólo, lo que no quiere decir que no disfrute de vez en cuando de un buen cepillado sobre todo en las épocas de muda.

 

El gato Bengalí produce algo más de cerumen en sus orejas que lo que es normal en otros gatos, por lo que hemos de tener cuidado en limpiarle sus oídos con algo más de frecuencia. Igualmente producen un poco de grasa en la zona de la barbilla que aunque pueda parecer suciedad no lo es y debemos de limpiarle periódicamente.

 

Para la distracción del gato Bengalí es necesario tener suficientes rascadores por la casa y jugar con él debido a su alta actividad para que no se sienta solo o aburrido.

 

 

Salud

 

El gato Bengalí goza de buena salud en general, pueden desarrollar algunas enfermedades genéticas que pueden afectar a su salud como son la atrofia progresiva de la retina, la pérdida de glóbulos rojos en sangre, quistes en el riñón o sufrir engrosamiento de sus paredes del corazón.

 

Algunas de estas enfermedades se pueden determinar mediante tests como es el caso de la pérdida de visión y la pérdida de glóbulos rojos dónde se comprueba si el gato es negativo (no desarrollará la enfermedad), positivo (sí la desarrollará) o portador (podrá pasarla a futuras generaciones).

 

Durante el periodo de crecimiento y adaptación, el gato Bengalí pueden presentar problemas de salud típicos como son los problemas intestinales. Para subsanar esto es fundamental seguir los consejos de los criadores y proporcionarles la misma dieta que estaban dando, al igual que él mismo tipo de arenero y de tierra que usaban en el criadero. Lo de se intenta es que el gato sufra lo menos posible en su transición al nuevo hogar.

 

Durante estos primeros días y semanas es conveniente ofrecerle al gato Bengalí un ambiente tranquilo para ayudarle a procesar los cambios que se están produciendo en su nuevo entorno. Si tenemos en cuenta todo esto la transición debe realizarse sin ningún problema. En caso de que se presente algún tipo de problema o enfermedad, lo primero de todo es contactar con el criadero que nos lo proporciono. Ellos conocen al animal desde que nació y nos sabrán recomendar cómo proceder ya que ellos disponen del conocimiento y la experiencia necesaria para poder ayudarnos. Es fundamental que cuando elijamos un criadero ofrezcan servicio post-venta para que todos estos problemas no supongan mayor problema.

 

 

Cómo saber si el criadero es de confianza

 

  • Los criaderos suelen pertenecer a asociaciones de gatos. Podemos preguntar a cuáles pertenecen.
  • Nos deben de explicar las condiciones de venta.
  • Si los padres del gato son propiedades del criador nos deben facilitar los test pertinentes para saber si nuestro gato esta sano.
  • Nos tienen que informar de si la entrega del pedigrí tiene o no coste. Normalmente una vez castrado se suele entregar sin coste adicional.
  • Por ley en España para poder tener una actividad de cría y venta de animales se ha de tener un núcleo zoológico.
  • Informarnos sobre la experiencia del criadero.
  • Saber si tienen servicio post-venta para realizar consultas es fundamental por si surgiera alguna duda una vez el gato Bengalí este en nuestro hogar.

 

Para asegurarnos, hemos de informarnos bien, pedir referencias a amigos que tengan algún gato Bengalí si es posible, o a los club felinos a los que pertenezca el criadero para que nos cuenten si les conocen y cuál es su reputación. Todo esto nos dará una mayor tranquilidad a la hora de comprar un gato Bengalí y hacer que la experiencia sea positiva e inolvidable.

 

Si el criadero es serio y con una buena reputación hará todo lo que esté en su mano por facilitaros toda la información que necesitéis y se preocupará tanto del proceso antes de la venta como después de realizarla. Si algo de todo esto no sucede de una forma clara y transparente para vosotros es mejor desconfiar o acudir a otro criador que nos proporcione la confianza que requiere un tramite así.

Pin It on Pinterest

Share This